martes, 30 de junio de 2015

Felicitamos a Paqui López por su publicación “La tela de araña”, en el diario La Verdad de Alicante

http://www.lasprovincias.es/alicante/201506/25/tela-arana-20150625022636-v.html

La tela de araña

    ESPEJO DE ALICANTE PAQUI LÓPEZ

Después de algún tiempo sin saber nada el uno del otro. Inocencio y Pitti volvieron a encontrarse.

Un día, por casualidad, estaba Pitti en una fiesta de pájaros, donde todos participaban con sus maravillosos trinos, revoloteando de acá para allá, cuando, por el estrecho camino que discurría debajo de los árboles donde se realizaba la algarabía de trinos, pasó una piara de cerdos con sus relucientes lomos. Pitti, acordándose de Inocencio bajó hasta su nivel y cuál sería su sorpresa cuando, entre todos los cerditos, se oyó una voz ronca que llamaba: «Pitti, Pitti. ¡Qué sorpresa! ¡Qué alegría!». Era Inocencio, su gran amigo.

Pitti, sin pensárselo dos veces, se posó sobre su lomo, y le saludó, acariciándole con su pequeño pico.

Los dos amigos se emocionaron al verse y pronto Inocencio salió de entre el conjunto de cerdos y se fue con Pitti, su querido amigo de andanzas y aventuras.

Andaban un poco pensativos por haber abandonado a sus respectivos amigos y familiares, cuando 'encontraron un burro gris algo serio y cabizbajo, al verlo nuestros amigos se preguntaban qué le pasaría al pobre animal, Inocencio le miró y Pitti fue a posarse sobre su lomo, el burro, al verlos, estiró las orejas observando al cerdito, que le miraba con mucha curiosidad.

Inocencio, alargando su morro, observó unos ojos lastimeros. ¡Aquel burro no era feliz! Miró a Pitti, que seguía en el lomo del burro -el cual no se había percatado de las sutiles patitas de Pitti- descansando sobre su gruesa piel.

EL pobre burro movió una de sus patas traseras, enseñándole a Inocencio una gran herida situada en la parte interna de su pata derecha. Inocencio se hizo atrás para observar mejor aquel ensangrentado y feo corte, también Pitti miró la profunda herida, revoloteando muy asustado.

Nuestro cerdito, de pronto, recordó que cuando en su cuadra alguien sufría una herida como esa, la curaban con tela de araña y..., ni corto ni perezoso, sin pensarlo dos veces salió disparado hacia la cuadra de donde procedía el burro, para buscar telas de araña. Una vez dentro miró por todas partes viendo una muy grande entre unas vigas del techo. Como no le era posible llegar hasta esa altura, lanzando un fuerte gruñido, llamó a Pitti que seguía tomando el Sol sobre el burro herido. Al oírle ¡voló rápido hacia las cuadras! Y una vez informado de lo que Inocencio pretendía, subió hasta el techo y cogió la gran tela de araña que se encontraba entre las dos vigas de madera. Volando las llevó hasta el burro y las depositó sobre el caliente lomo del animal.

Llegó Inocencio todo jadeante y sudoroso, mas no se detuvo ni un instante y entre los dos, como pudieron, colocaron la tela de araña sobre la pata del animal. Este muy agradecido les dio un rebuzno, ocasionándoles un gran susto, aunque les pareció bien, comprendieron que era de agradecimiento.

Después de despedirse, ya se disponían a seguir su camino cuando el burro les dijo que quería unirse a ellos para caminar juntos, ya que ahora eran amigos y como su raza se estaba extinguiendo, estaba solo.

Nuestros dos amigos se miraron algo perplejos. Aquel animal les parecía demasiado grande para ser su amigo, pero viendo la cara de sinceridad que tenía el pobre burro, asintieron pensando que su tamaño podría ayudar en ocasiones difíciles.

Y así ahora, los tres amigos, emprendieron la marcha hacia nuevas aventuras.

Tertulia de pintura dirigida por Fermín Serrano. El artista invitado es Eduardo Berenguer Soto.

Martes, 30 de junio.- 19 horas. Tertulia de pintura dirigida por Fermín Serrano. El artista invitado es Eduardo Berenguer Soto. Colegio de Doctores y Licenciados de Alicante.

lunes, 29 de junio de 2015

El artista Amérigo Asín y Socio de EDA, inauguro una exposición antológica «Expresión de dos estilos» en la sala de la Lonja de Alicante

El artista Amérigo Asín y Socio de EDA, inauguro el 18 de junio, una exposición antológica en la sala de la Lonja de Alicante titulada «Expresión de dos estilos»

Los mundos de Amérigo Asín
c. martínez
A los 7 años, le pusieron en un dibujo «el mejor dibujante de clase». A los 14, expuso un cuadro en la tienda Benavent y lo vendió. Ese es Amérigo Asín, artista, pintor, que a sus 82 años es capaz de pintar un paisaje impresionista, como el que realizó de Rascafría hace unos meses, y una abstracción que terminó esta semana.

 Asín inaugura en la sala de la Lonja de Alicante Expresión de dos estilos, una antológica en la que se puede recorrer su trayectoria a través de 56 obras, hasta el 19 de julio. «La pintura a mí me ha dado la vida», asegura este artista que un día dio el salto desde la figuración a la abstracción como si fuese algo natural. «Es un salto muy grande, pero si yo lo tengo dentro pues por qué no lo voy a sacar; amo las dos cosas, pero en este momento más el mundo de creación».

Por eso, más de la mitad de las obras que presenta pertenecen a este mundo de ensoñación; el resto son en su mayoría paisajes, aunque también la reproducción fotográfica de un cuadro que pintó del rey Juan Carlos para el Ayuntamiento de Ibi y de los retratos de los 13 alcaldes que realizó para el de Alicante.


Y algo que va a sorprender. Amerigo Asín fue diseñador de publicidad en la fábrica de aluminio de Alicante. «Cuando me jubilé me llevé los originales y bocetos de las tapas de los flanes, los yogures.... y los he colocado en vitrinas con los dibujos al lado».


Recital que le ofreció su sobrino a la guitarra.

UNA LEYENDA VIVA
 "Mi padre, Juan Manuel Amérigo Asín, pintor por excelencia de la luz mediterránea, nace en 1932 en Alicante, se forma de manera autodidacta, haciéndose camino en el mundo de las artes gráficas, de forma progresiva, dando vida a carteles de cine mal pagados en Madrid, de los que por entonces se hacían a mano en gran formato. 
De sus años como artista gráfico, recuerdo los andados por la fábrica de aluminio, llamada Endasa y luego Inespal, donde se pueden ver algunos de sus trabajos en las urnas mostrados, con los que combina en esta época en paralelo con diversas exposiciones pictóricas en los 70 y los 80, en Galerías como Aitana o Amics, que ya no existen en Alicante, me acuerdo de la conexión, cuando era niña, que tenía con legendarios pintores de la época como Madrid Alfonso, Otilio, Roberto Ruiz Morante, Edmundo Lloret o Gastón Castelló entre otros, donde en mi casa vivíamos intensos momentos de fiestas y reuniones de amigos. 

En esa época se carecía de las tecnologías que actualmente existen, así que más que un trabajo de diseño gráfico se potenciaba el de ilustrador, dando vida al artista encapsulado en pequeña oficina de empresa, sin firma, nada más que la de la marca a la que representaban las tapas de yogur o membrillos que se fabricaban y se distribuían a miles. Sin embargo, dio luz en forma de estrella brillante a sus trabajos, que se le encargaban por su buena forma de hacer.

 Artista sencillo y personaje de genio duro y apasionado, Amérigo Asín de carácter noble, difícil y nervioso, leo de horóscopo, de ascendente leo, es un león de rugido fuerte, aunque de mente capaz de aprovechar todo su nervio expresado en formas extrañas, capaces de despertar un genio y figura. 

Su “otro mundo”, poco valorado en Alicante, es posterior a su época, adelantado y único en su género, es pasión dibujada, lápiz en mano, capaz de soltar en su libre expresión su propio subconsciente, su yo más íntimo y personal. Irresistible para los incostumbristas. Amerigo Asín, luce en esta sala sus mejores obras en luz y color, maestría en sus pinceladas. 
Mi padre y yo hemos tenido lazos comunes que nos unen desde que nací. De mi padre he heredado la parte artística, es más somos coincidentes en muchos aspectos en lo que las teorías artísticas se refieren y bien diferentes en sentimientos de elaboración cuando nos expresamos con un lápiz o un pincel. De el destaco su bien hacer en lo paisajista y en las marinas destacando la luz mediterránea, las calles alicantinas, de las que destaco sus luces con sus fuertes sombras sorollistas . 

De mi padre puedo decir que su talento indisciplinado a veces, hace que en lo desordenado cree una obra magistral y única. Sus pinceladas son cargadas y sucias, lo que al final produce su propia obra impresionista con toque de realismo al contemplarla desde lejos. Disfruten de ella en su deleite con los ojos." 



María Jesús Amérigo 
- Artwork & Illustra
Alicante 18-06-2015 

Fotos del evento y de sus obras:




jueves, 25 de junio de 2015

“Entró en silencio” poema de Rocío Espinosa en La Voz de Espejo, Diario La Verdad


Próximamente: Tertulia de pintura dirigida por Fermín Serrano.


Noticias semana del 22 de junio 2015

Al contacto del amor todo el mundo se vuelve poeta.
Platón (428 a.C.-347 a.C.) Filósofo griego.


Alicante, 22 de junio de 2015
Estimados asociados: Esperamos que lo estéis pasando muy bien en estas Fogueres de Sant Joan y que no os encontréis demasiado agotados. Como novedad, os diré que Espejo de Alicante figura en una de les fogueres, en la que está en Tomás Aznar Domenech, frente al Hogar de ancianos La Florida.
Felicitamos a Rocío Espinosa por su poema “Entró en silencio”, publicado el miércoles, 17 de junio, en el diario La Verdad de Alicante.








martes, 16 de junio de 2015

Próximamente del 16 al 30 de junio 2015



 

Nieves Viesca "La Mancha" relato publicado en la Voz de Espejo, Diario La Verdad



 La mancha
El día que murió Mercedes, inesperadamente nació la mancha. Ésta amaneció con el alba, en el cielo de nuestra habitación. La vi desde la cama, justo al despertarme: ladeada, mirando un poco hacia la izquierda, como si su presencia revitalizara parte de aquel techo pintado de azul, a modo de cemento y desolación.

Sin meditar la causa de estos sentimientos, confieso que, por unos segundos, me sentí reconfortado. La mancha sólo era círculos, células de líquido neutro. Me dije: «Pepe, después de todo, esta noche aún no has dormido solo».
La verdad es que, el fallecimiento de mi esposa, apenas ocasionó modificaciones en el rítmo de mi vida. Casado y sin hijos, el hogar se mantuvo a las mil maravillas con María, nuestra asistenta de siempre. En cuanto a mi mundo laboral, llegaba por la mañana a la oficina con la puntualidad reservada a los relojes suizos. Después, sin apenas tiempo de lamentaciones o fatigas, el día entero se me iba emulando la actividad de la hormiga obrera. Después de un par de meses, me ofrecieron un ascenso. Para celebrarlo, no se me ocurrió nada mejor que la renovación total de mi vestuario: «A tomar viento -me dije-, el fondo del armario». Y sin más, desaparecieron de mi vista todos los jerséis, camisas, pantalones… excepto mis viejos zapatos, imprescindibles para caminar en cualquier ocasión.
Por aquel tiempo, nada hacía imaginar que estos cambios en mi existencia serían tan meticulosamente observados por cuantos me rodeaban. Yo, el típico individuo poco importante, lento como un caracol soñoliento y aburrido, lo mismo que un domingo de lluvia y sin siesta, de la noche a la mañana me transformaba en un ser festivo e imaginativo, igual que los dibujos de una felicitación. Estos detalles hicieron que me convirtiera en el blanco de los comentarios:
       -¿Has visto a Pepe?
       - ¿A qué Pepe?… ¿Al soltero o al viudo?…
Entretanto, la mancha ya se había extendido lo suficiente como para acercarse hasta la cabecera de mi cama. Con ojos de búho, yo me abstraía con aquel manantial de espacio negro, curvo, mohoso, que día a día se adueñaba del temple de la pared. Con absoluta libertad, la mancha subía, trepaba, se retorcía en su camino con velocidad pasmosa. Cada noche me hacía eco de este dominio en silencio y  llegué a perder horas de sueño escudriñando cada grieta, cada fisura, cada nuevo resquicio formado sobre el yeso y el hormigón.
La dantesca figura me internaba en una selva, en un follaje de melancolía, en una brecha de palpitación; en un espacio lindante, en gracia y esmero, con la tristeza de la estancia. En uno de estos recorridos creí contemplar en la mancha una glorieta florida y, dentro de la misma, el rostro saludable de Mercedes. Al verla, me vi como una roca. Ni tan siquiera pensé: sólo vagaron por mi mente imágenes de fortuna y bienestar.
Nada más lamentable para mi persona que este hecho. Porque tal como el alba anuncia la mañana  o la solidificación de la lluvia la llegada del invierno, de igual modo yo, pregonaba la noche. Y así, en constante pugna por arrancarme la congoja que se apoderaba de mi ser, hice cuanto pude por exprimir la parte confortable de la vida: practiqué varios deportes, me entretuve coleccionando minerales y chucherías, acudí a todo tipo de fiestas y reuniones, y me engañaba con la torpeza de quien espera engañar al tiempo si retrasa los relojes.
Pero fue más tarde cuando descubrí la verdad. Porque no sería válida esta historia si no les mencionara lo que me sucedió con Rémora. A Rémora la conocí en una fiesta y recuerdo que su presencia me produjo vértigo. Ella era como una semilla de son, un baile caribeño. Olía a regaliz, a caramelo de licor y llevaba el calor del trópico en los poros. El relieve de su melena, larga y trenzada como una red de pescar, con voluptuosidad me rozaba en un hombro.
Estreché su mano y en el contacto comprendí que aquel aroma de néctar  llegaba  tarde. La duda, el ansia y el miedo me dominaron y retrocedí o me fugué hasta la mancha, hasta la glorieta florida, hasta las manos de Mercedes con el recuerdo de sus dedos transformados en hilos de miel.
Como una libertad sin canto, recuerdo que experimenté compasión por Rémora y por mí. Una compasión paralela a un dolor que estrangulaba. Estrangulaba hasta el punto de ahorcarme el cuello con una soga de espasmos a modo de carcajadas. Porque la verdad era que aquel estado de ánimo me obligaba a reír a reír y a reír hasta el llanto. Curiosamente, cuanto más reía más me ahogaba. Era igual que uno de esos peces de colores en urna de cristal que, asfixiado nada pesadamente y sin coordinación.
De madrugada, llegué a la casa ebrio. Tambaleando, fui directamente hasta la pared donde respiraba la mancha. Anhelaba ser absorbido o fijado por ella. Deseaba sobrevivir en la cal o más bien permanecer en Mercedes. Golpeé la pared con los puños y se despertó un olor a mugre y humedad. Lo inhalé con gusto. Era oxígeno. Uf, oxígeno, Uff, vida, UHF oxígeno, UHF vida....
No sé cuanto tiempo transcurrió. Estaba tumbado y, cosa rara, no esperaba nada aceptando el hecho de que mi ánimo había muerto. De pronto me sentí irritadísimo, como no lo había estado en mucho tiempo. Los razonamientos nacían sin cesar: era evidente que yo existía, ¿no? , y por lo tanto tenía derecho a divertirme, recorrer el mundo y enamorarme. ¿Enamorarme?... Quedé inmóvil. A mi alrededor nació el espanto de una oscuridad. Era igual que si me hubiera quedado ciego, sordo y mudo. Exasperado, con atisbos de locura, deseé con todas mis fuerzas la destrucción de la mancha. ¡Cómo la odiaba! La odiaba, sí, la odiaba con estremecimiento, la odiaba con amor.
      -¡Vivo, todavía no me he convertido en un cero!- aullé.
Estaba claro. Había llegado la hora de terminar con todo aquello: hablaría con el representante de la comunidad de vecinos para exigirle que, sin más tardanza, llamara a capítulo a los propietarios del piso de arriba para que, de una vez por todas, repararan las cañerías. Pero al punto comprobé consternado que a la mancha le nacían dos ojos y una boca a modo de reproche, y que la arcilla de la pared se tornaba sepia, igual que una fotografía cuando el tiempo no permite imaginarla de otro color.
En la madrugada, caminé sin rumbo. “Debo irme lejos, un poco más lejos”, razonaba. Pero sólo sentía el abismo del confeti que, arrojado desde el mirador se desploma sobre el pavimento en lunares de colores.
Ahora tengo miedo; no olviden que debido a la torpeza del otro día es posible que, de un momento a otro, algún vecino, pintor u operario llame a mi puerta y me plantee repentinamente una cuestión de pintura que no estoy dispuesto a resolver. Tal posibilidad me pone nervioso. A veces tengo pesadillas. Me asalta la idea de que mis vecinos quieren enterrar la mancha, la pared con fruto, la finura de la cal, el tacto del hormigón y el color ocre de la arcilla. ¡Basta!, no lo consentiré. Presiento que detrás de algún ladrillo, todavía queda un suspiro aunque ya no fluya el aire.
Hundido en el sillón, cada noche contemplo la mancha. Me habla. Habla y lo hace sin temor, libremente, penetrando por mi vida con un dominio de perfidia y silencio. Yo, sin mover un músculo, espero, con impaciencia espero… Porque, verán ustedes, el día que murió Mercedes, inesperadamente nació la mancha. Ésta amaneció con el alba, en el cielo de nuestra habitación. Y desde ese instante, ya no sé si es Mercedes, quien no puede estar dormida sin mí, o bien soy yo, quien no puede tener sueños sin ella.

                   (del libro Metamorfosis del sentimiento)

NOTICIAS EDA 15-6-2015

"Para el poeta, para el filósofo, para el santo, todas las cosas son amigas y sagradas, todos los acontecimientos, provechosos, todos los días, santos, todos los hombres, divinos."
Ralph Waldo Emerson (1803-1882) 
 Escritor, filósofo y poeta estadounidense.








--
SALUDOS CORDIALES

JUNTA DIRECTIVA EDA

miércoles, 10 de junio de 2015

RECORRIDO POR LA POESÍA ESPAÑOLA: Ilustración y Romanticismo. Siglos XVIII y XIX. por José Antonio Asensio.

En el Colegio de Doctores y Licenciados (CDL). Continuamos nuestro RECORRIDO POR LA POESÍA ESPAÑOLA: Ilustración y Romanticismo. Siglos XVIII y XIX. Conducido por José Antonio Asensio.
 José A. Asensio y Paco Burló

Un repaso a la poesía del Siglo de la Luz y Poesía romántica. Se leerán hermosos poemas de la época por parte de nuestros socios: Rocío Espinosa, Mari Carretero, Ramón Fernández "Palmeral", Luis Quesada y José A. Asensio, de Espejo de Alicante.

Características de la Ilustración en España.

El movimiento ilustrado surgió en la Europa del siglo XVIII como una forma de entender el mundo, la existencia y la sociedad, que '· no derivaba de los textos sagrados ni de la "tradición" sino que
quería constituirse como alternativa a éstos, al "iluminar" las sociedades europeas para que abandonaran definitivamente la ignorancia y la superstición y se basaran en ideas racionales. En
el Diccionario de autoridades publicado por la Real Academia Española entre 1726 y 1739 se definía «luz de la razón» como «el conocimiento de las cosas que proviene del discurso natural que
distingue a los hombres de los brutos», que iba unido a la «luz de la crítica» o las «luces críticas», por cuanto «las luces» "no solo remitían al cultivo de la inteligencia y al conocimiento adquirido
por un reducido número de personas, sino también ... al uso crítico de la razón frente a los prejuicios heredados del pasado."


Una cultura tutelada por el Estado
Voltaire

 "la cultura de la Ilustración, por muy elevadas que fueran sus aspiraciones de libertad y humanitarismo, fue una cultura tutelada y, en no pocas ocasiones, dirigida y controlada para
mejor servicio del Estado y sus intereses. Sus creadores y protagonistas -excepto en aquella especie de paraíso de las libertades en que se habrían convertido Inglaterra y Holanda y salvo algún autor peculiar que, como Voltaire, consiguió vivir acomodadamente gracias a un público fiel- fueron en gran medida, funcionarios, oficiales, burócratas, magistrados o ministros de la corona, profesores universitarios cuya promoción y carrera dependían del favor real, eruditos y anticuarios a sueldo de              mecenas principescos -laicos y eclesiásticos-, científicos pertenecientes a las academias reales, así como a las escuelas militares y de ingenieros, clérigos más o menos regalistas.


El Romanticismo
Rosalía de Castro.
El Romanticismo se inició en 1834 con la publicación del poema El moro expósito, del Duque de Rivas, y el estreno del drama La conjuración de Venecia, de Martínez de la Rosa.
Su vigencia apenas sobrepasó una decena de años, si bien la novela que inaugura el Realismo (La gaviota, de Fernán Caballero) se editó en 1849 y todavía algunos escritores continuaron por algún tiempo dando a la imprenta sus creaciones románticas y representando sus dramas históricos.
Posteriormente pervivieron sus valores en románticos rezagados como Gustavo Adolfo Bécquer, uno de los poetas más excelsos del siglo, y Rosalía de Castro.


 La creación literaria
Durante el Romanticismo la creac1on literaria sirvió para manifestar espontáneamente la subjetividad, el sentimiento y la emoción, la insatisfacción generada por un mundo frustrante
que hizo preferir épocas pasadas al prosaísmo de la contemporánea (de ahí el gusto por las historias medievales manifestadas en dramas, novelas, leyendas, etc.). Característico de este tiempo es un desasosiego espiritual causado por el choque entre lo deseado y lo vivido, por la confrontación entre
el ideal y la realidad, el yo y el mundo.

Bécquer.

 Dejo paso a los vídeos de la Charla de José A. Asensio:


LA POESÍA ESPAÑOLA: Ilustración y Romanticismo. Siglos XVIII y XIX. por José Antonio Asensio. from Antonio Franchi Perez on Vimeo.


Por orden de aparición:

  • La literatura en el siglo XVIII 


  • La literatura en el siglo XVIII. La lírica


  •   El romanticismo


Personas que asistieron al acto:

martes, 9 de junio de 2015

TALLERES DE VERANO EN EL MACA.

Vuelve el Verano al MACA,
y de nuevo nos proponemos conseguir acercar el arte a los más pequeños a través de la imaginación, la creatividad y el juego. No te lo pienses más y apunta a los peques a nuestros talleres de verano del mes de julio.
Puedes consultar toda la información en los documentos adjuntos.


http://www.maca-alicante.es/?p=12552

Próximamente del 9 al 19 de junio 2015




Noticias 8 de junio de 2015

"El jarrón da forma al vacío y la música al silencio."
Georges Braque (1882-1963)- Pintor y escultor francés.


Alicante, 8 de junio de 2015
Estimados asociados: ¿Cómo estáis? Con ganas de acabar el curso, ¿verdad? Vamos a ver si organizamos algo en este mes, como despedida del curso académico. En la próxima circular os avisamos. Pasamos a dar cuenta de los acontecimientos más representativos de la semana:


"MI DESVÁN, AÑORADA FANTASÍA" de Luis Quesada, en La Voz de Espejo, en el diario La Verdad


MI DESVÁN, AÑORADA FANTASÍA

Mi claraboya tiene un agujerito en el techo, y en esa especie de cielo miro cual alcahueta, y observo lo que en la oscuridad se pone en movimiento

En un tramo de escalera, muy fácil de ocho peldaños, en lo alto hay un trastero, buhardilla de mi aposento en esta mi vetusta casa, donde mis años almaceno; allí, lleno de polvo y de grasa está la mugrienta taza y el oxidado caldero. Poseo, puerta de viejo sauce con doscientos remachados clavos, que chirría cuando abre y se atranca en el octavo, desencajados sus pernios, bisagras, hierro chapado. Se abarquilla desencolada maullando cual veinte gatos, que les pisaran sus colas y dos patas de las cuatro; allí hay:

Un sobrero de paja, cuelga canana de caza, palanganas, trozos de porcelanas, unas gafas medio rotas con cristales de cegatos y dos pares de alpargatas, cometa de piel de sapo, dos abrigos hechos harapos; pelota que ya no bota, un grifo con poca estopa, tinajas, un desconchado orinal con bordes de orza. Para las mulas, aperos y en un rincón un acial y, como comadre, celestina veo y enredo.

Está un libro sin hojas dentro, -a su vez dentro- de un puchero al lado de un carburo y un candil. Tomo una hoja al voleo y leo lo que entierro de los años que viví; aquel bonito babero, esa pecera sin pez, mis juguetes del granero, mi niñez, y recuerdo mi sonrisa sin doblez reflejada tanta veces en el cobre de aquel caldero al costado del ocre de la taza de café de arcilla bañada de un minio bermellón oxidado, que sin asa está también.

Mucho más me acongoja, mi muñeca ya coja -la sostiene sólo un pie-, pues rotos tiene sus brazos y su cuello, es, marioneta que disloca y entre sus dedos sin piel agarrota un cuarteto de soneto y una quintilla después.

Recuerdo a mi muñeca, -la primera que yo tengo- que dormía en mi cama y la contaba de cuentos, ella los escuchaba con los ojos muy abiertos; pues, aquellas manitas dulces ahora son polvo y desecho, sus ojitos de cristal que brillaban como espejos, ahora son vidrio vacío con la mirada a lo lejos. Balanceaba caballo sin silla en lomo ni en cola crines; era madera carcomida, y, lo que más yo recuerdo es, lo que contar yo os quiero: Eran...nueve soldaditos de plomo, un sillón de orejas gachas como pachón perdiguero, colindantes claraboya del techo de cristal plomizo, sucio, viejo y negro, con una luz muy opaca de un farol allá a lo lejos. Fantasía ....que no me pone hirsuto el pelo, por carecer ya de ello.

En cuanto se pone el Sol, mi trastero se queda a oscuras por dentro; pero mi claraboya tiene un agujerito en el techo, y en esa especie de cielo miro cual alcahueta, y observo lo que en la oscuridad se pone en movimiento. Salen de todas partes mis soldaditos de plomo poniéndose en movimiento...siete rasos de a pie, un sargento y el capitán en el centro.

Se disponen a tomar -cual loma- un sillón de cuero vuelto. El capitán con medallas y espada con el uniforme más bello. El sargento sus galones y hombreras de terciopelo; los soldados con machetes y fusiles granaderos, y todos con sombreros de gala y botas de charol blanco recesivo, que brillaban como espejos. El capitán da la orden:

 - ¡Al ataque, pardiez, a por ellos! El sillón ha de ser nuestro, antes del alba lo quiero, aunque lo defiendan pulgas, carcoma, bichos siniestros; mis bravos demostrarán la bravura de mi ejercito.

- Pulgas chinches, abejorros huyen, como si fuera el infierno, dos palomas mensajeras (y no ensajero), salen raudas por ventanuco, que hay al ras del raso suelo, una linda margarita, alas en despliego, se deja llevar por el caos y el mucho viento, capullos de seda, gusanos, amarillo, rojos, blancos, rotos sus cascarones vuelan como seda y se posan casi al mismo tiempo. ¿Dónde estarán las mariposas y sus diminutos huevos?
¡Ya no puedo aguantar más! Paso al desván...toso, enciendo un mechero, esperando presto, coger al batallón en la marcha y el trasiego, pero... los soldaditos, la disciplina les rige y volviendo al sitio de origen y en el silencio más quedo, quedan, inertes cual sin haber movido un dedo.
Se quedan quietos, sin vida, y yo, sabiendo la vida que llevan dentro, pienso, que fácil día, me ofrezco como cabo primero, y no esperemos al ocaso, y jugaremos...y jugaremos.

¡Bendita la fantasía, en los corazones buenos!

LUIS QUESADA

lunes, 1 de junio de 2015

Excursión a Biar para el día 13 de junio (San Antonio de Padua)


Próximamente del 9 de junio al 19 de junio 2015


 Domingo, 14 de junio de 2015.- 19 horas. Actuación de nuestro Grupo de
Teatro, con la Obra: “El abuelo se nos casa”, de Maravillas Cano. Teatro
Arniches de Alicante. Entradas a 5 €. Rogamos la colaboración de todos.




"A mi compañero" de Rita Quinto, publicación en LA VOZ DE ESPEJO DE ALICANTE - Diario LA VERDAD


Cumplimos Treinta y siete inviernos
que rozan la primavera,
hoy somos mayores
pero ilusionados,
durante tanto tiempo
han acaecido hechos hermosos,
luminosos, brillantes,
jubilosos, gozosos.
En la contrapartida, otros oscuros, tristes,
también luctuosos,
inolvidables, olvidables;
la vida que hemos vivido,
apurado intensamente,
nos amamos como locos,
aunque a veces nos hemos
odiado de igual modo;
tu cuerpo era para mí
un universo inexplorado.
Y aunque han pasado
tantas primaveras...,
a pesar de haber gozado tanto
de ese cuerpo tuyo tan amado
aún sigo experimentando,
cada día, ese placer
de lo desconocido,
de lo inédito,
de lo nunca alcanzado.
Y así seguirá siendo
mientras nuestros inviernos,
rozando primaveras,
sigan alborozándonos. 

 Rita Quinto

 LA VOZ DE ESPEJO DE ALICANTE

NOTICIAS EDA 1-6-2015

La literatura no es un pasatiempo ni una evasión, sino una forma,
quizá la más completa y profunda, de examinar la condición humana.

Ernesto Sabato (1911-2011) 
Escritor, ensayista, físico y pintor argentino.


Alicante, 1 de junio de 2015
Estimados asociados, entramos en el mes de les fogueres de Sant Joan y ya tenemos la primera prueba de corrección del sexto libro. En la segunda os citaremos un día, en uno de los actos que tengamos, por si queréis revisar vuestra intervención. Pasamos a dar cuenta de los acontecimientos más representativos de la semana:




EDA - Espejo De Alicante

EDA  -  Espejo De Alicante